La TCJA y los Impuestos sobre Bienes Inmuebles Extranjeros

Si bien la TCJA de 2017 eliminó la deducción del Anexo A para los impuestos inmobiliarios extranjeros, los impuestos inmobiliarios extranjeros forman parte de los gastos de vivienda extranjera calificada que califican para la exclusión de vivienda si es empleado o la deducción de vivienda si trabaja por cuenta propia. Pero primero debe calificar bajo IRC Sec 911.

Mientras que el tope de la deducibilidad de los impuestos estatales y locales (SALT) bajo la Sec. 164 impuesta por la PL 115-97, conocida como Tax Cuts and Jobs Act of 2017 (TCJA), ha generado mucha controversia e incluso una demanda por parte de varios estados (ver “Cuestiones fiscales: los estados demandan por el tope de deducción de SALT, " JofA, oct. 2018), otro de sus cambios a la Sec. 164, que niega cualquier deducción por impuestos inmobiliarios extranjeros pagados, se ha tratado casi como una nota al pie. Sin embargo, esta disposición aumenta la renta imponible de muchos contribuyentes que poseen bienes inmuebles en el extranjero. Esta columna describe cómo algunos de estos contribuyentes que viven en una residencia extranjera y ganan salarios en el extranjero pueden, no obstante, reclamar una exclusión del ingreso bruto por los impuestos inmobiliarios extranjeros que pagan o en los que incurren.

La TCJA agregó la Sec. 164(b)(6) que limita la deducción SALT a $10,000 por año. En concreto, la Sec. 164 (b) (6) (B) establece que para las personas en los años fiscales 2018 a 2025, "la cantidad total de impuestos tomados en cuenta según los párrafos (1) [impuestos inmobiliarios estatales, locales y extranjeros], (2) [impuestos estatales y locales sobre la propiedad personal], y (3) [impuestos estatales, locales y extranjeros sobre ingresos, ganancias de guerra y sobre ganancias] de la subsección (a) y el párrafo (5) de esta subsección [la elección de deducir e impuestos locales sobre las ventas en lugar de impuestos estatales y locales sobre los ingresos] para cualquier año contributivo no excederá de $10,000 ($5,000 en el caso de una persona casada que presenta una declaración por separado).”

Nueva Sec. 164(b)(6)(A) establece que “los impuestos inmobiliarios extranjeros no se tendrán en cuenta en virtud de la subsección (a)(1)”.

Sin embargo, la Sec. 911, la exclusión de ingresos devengados en el extranjero, permite a ciertos ciudadanos estadounidenses o residentes que viven fuera de los Estados Unidos excluir una parte de los ingresos devengados de fuentes extranjeras por los servicios que prestan, si cumplen con ciertos requisitos. Además, la Sec. 911(a)(2) permite la exclusión de parte de los costos de vivienda calificados para dichas personas.

Los costos de vivienda calificados incluyen:

los gastos razonables pagados o incurridos durante el año contributivo por o en nombre de un individuo para vivienda para el individuo (y, si residen con él, para su cónyuge y dependientes) en un país extranjero. El término... incluye gastos atribuibles a la vivienda (como servicios públicos y seguros), pero... no incluye intereses e impuestos del tipo deducible según la sección 163 o 164 o cualquier cantidad permitida como deducción según la sección 216(a) [un inquilino -la participación proporcional de los accionistas en los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria y los intereses pagados o devengados y permitidos como deducción por una corporación cooperativa de vivienda]. Los gastos de vivienda no se considerarán razonables en la medida en que tales gastos sean lujosos o extravagantes según las circunstancias. [Segundo. 911(c)(3)(A)]

Por lo tanto, esta sección incluye la mayoría de los costos para operar una casa, excepto los intereses hipotecarios y los impuestos sobre bienes raíces deducibles según la Sec. 163 o 164, o gastos extravagantes o suntuosos. Adicionalmente, no se incluyen los servicios domésticos, pero sí la limpieza, el paisajismo y el mantenimiento realizados por una empresa externa (no empleada doméstica).

Reg. Segundo. 1.911-4(b)(1) define además los gastos de vivienda por lo que generalmente se incluye: alquiler, el valor justo de la unidad de alquiler si el empleador la proporciona en especie, servicios públicos (aparte de los cargos telefónicos), bienes muebles e inmuebles seguros, ciertos impuestos de ocupación, tarifas no reembolsables pagadas para garantizar el arrendamiento, el alquiler de muebles y accesorios, reparaciones del hogar y estacionamiento residencial. Esta no es una lista inclusiva, por lo que Regs. Segundo. 1.911-4(b)(2) enumera los gastos que específicamente no se consideran gastos de vivienda calificados. Estos incluyen el costo de comprar o mejorar una casa (gastos de capital); el costo de muebles o accesorios comprados; mano de obra doméstica, como sirvientas o jardineros; amortización del principal de la hipoteca; depreciación o amortización de viviendas o mejoras de capital a la misma; intereses e impuestos deducibles según la Sec. 163 o 164 o montos deducibles según la Sec. 216; y los gastos de un segundo hogar, excepto lo permitido por la Sec. 911(c)(3)(B) y Reglamentos. Segundo. 1.911-4(b)(5). También se excluyen específicamente los gastos de suscripción de televisión paga y los gastos de mudanza reclamados como deducción según la Sec. 217 (la deducción de este último está suspendida por la TCJA para los años fiscales 2018 a 2025 con respecto a los contribuyentes individuales que no sean ciertos miembros de las fuerzas armadas de EE. UU.). Las reglamentaciones establecen claramente que si el gasto es deducible según otra sección del Código (en este caso, la Sec. 163, 164 o 216), entonces el gasto no es un gasto calificado según la Sec. 911(c)(3).

De nuevo, Sec. 911(c)(3)(A)(ii) no permite una deducción por intereses e impuestos del tipo deducible bajo la Sec. 163 o 164, o cualquier monto permitido como deducción según la Sec. 216(a). La justificación (antes de la TCJA) para no permitir los impuestos inmobiliarios extranjeros como un gasto de vivienda extranjero calificado era que ya eran deducibles según la Sec. 164 y podría ser deducido por el contribuyente en el Anejo A, Deducciones por articulo.

Sin embargo, a la luz de los cambios implementados por la TCJA, parece en la opinión de este autor que los impuestos inmobiliarios extranjeros ahora pueden considerarse un gasto de vivienda calificado para propósitos de la exclusión de vivienda extranjera, porque ya no son permisibles como una deducción bajo Segundo. 164 pero son un gasto razonable atribuible a la vivienda. Esto significa que, si bien los contribuyentes ya no podrán deducir impuestos inmobiliarios extranjeros como una deducción detallada en el Anexo A, aún podrán obtener algún beneficio al incluirlos como un gasto de vivienda calificado en el Formulario 2555, Ingreso devengado extranjero, página 3, Parte VI. Estos gastos y la exclusión resultante también deben cumplir con todos los demás requisitos aplicables de la Sec. 911, incluidas las limitaciones en el monto de los costos de vivienda que se pueden tomar en consideración y en el monto total de la exclusión.

Así que no todo puede estar perdido para estos contribuyentes. Todavía puede haber algún beneficio fiscal para el pago de impuestos sobre bienes inmuebles en el extranjero.

Categorias

Miembro y Facultad Destacada de

Miembro y Facultad Destacada de